Tradiciones y Cultura Babilónica: Creencias, Costumbres, Comidas, Más

Hoy comenzamos con las tradiciones y cultura Babilónica, antigua región cultural que ocupó el sureste de Mesopotamia entre los ríos Tigris y Éufrates (el actual sur de Irak desde alrededor de Bagdad hasta el golfo Pérsico).

Debido a que la ciudad de Babilonia fue la capital de esta área durante tantos siglos, el término Babilonia ha llegado a referirse a toda la cultura que se desarrolló en el área desde el momento en que se estableció por primera vez, alrededor del 4000 a. C. Antes del ascenso de Babilonia a la prominencia política (c. 1850 a. C.), sin embargo, el área estaba dividida en dos países: Sumer en el sureste y Akkad en el noroeste.

Creencias y Rituales

tradiciones-y-cultura-babilonica

La religión de las tradiciones y cultura babilónica es la práctica religiosa de los caldeos, desde el período babilónico antiguo de la Edad del Bronce Medio hasta el surgimiento del imperio neoasirio en la Edad del Hierro Temprana.

Un breve renacimiento de la tradición religiosa caldea (en oposición a los relacionados) se produjo en el marco de los siglos VII al VI a. C. (dinastía caldea). Tiene una gran deuda con la religión sumeria muy anterior.

El imperio daba a esta religión un carácter oficial y nacional, aunque también existía otra religión más popular. Comprende un amplio panteón politeísta, la mayoría asimilados de otras religiones.

Adivinación y Magia

La religión babilónica se centraba de forma oficial en la adivinación y la magia. Pensaban que cada Año Nuevo, Marduk promulgaría los destinos de todos los seres para el año entrante.

Por eso, entre otros, se celebraban con gran importancia y participación las fiestas del año nuevo Akitu. Para el caso que los destinos fuesen nefastos, los babilonios deben conocerlos para tratar de conjurarlos, y ahí entraban los adivinos, sacerdotes oficiales del estado que deben conocer los presagios divinos a través de diferentes señales, como las procede del cielo, los sueños o el examen de vísceras de animales sacrificados.

Para evitar las acciones nefastas se protegían mediante amuletos, exorcismo o magia.

Importancia de los ídolos

En las tradiciones y cultura babilónica, el seguimiento de los rituales y la adoración de las estatuas de las deidades era considerado sagrado, pues los dioses vivían simultáneamente en sus estatuas de los templos y en las fuerzas naturales que encarnaban. Una elaborada ceremonia del lavado de la boca de las estatuas apareció durante el período babilónico antiguo.

Lee También:  Tradiciones y Cultura Islámica: Religión, Fiestas, Costumbres, Ropa y Más

El saqueo o destrucción de los ídolos era considerado como una retirada del patrocinio divino. Durante el período neobabilónico, el príncipe caldeo Marduk-apal-iddina II huyó a las marismas del sur de Mesopotamia con las estatuas de los dioses de Babilonia para salvarlas de los ejércitos de Senaquerib de Asiria.

Fiestas y Celebraciones

Los fragmentos de tablillas recuperadas a partir del período neobabilónico describen varios días de fiesta para celebrar el Año Nuevo. La fiesta se iniciaba el primer día del primer mes de Babilonia, Nisannu, que se corresponde aproximadamente con abril / mayo del calendario gregoriano. Esta fiesta celebraba la re-creación de la Tierra, propiedad en la historia de la creación del dios Marduk como se describe en el Enuma Elish. Las tradiciones y costumbres babilónicas estaban muy ligadas a la adoración de los dioses.

Costumbres

Debemos recordar que las tradiciones y cultura babilónica tienen un origen muy antiguo.

Arte y Arquitectura

culto-de-los-idolos-cultura-babilonica

En Babilonia, la abundancia de arcilla y la falta de piedra llevaron a un mayor uso de adobe. Los templos babilónicos eran así estructuras macizas de ladrillo tosco, sostenidas por contrafuertes. El uso del ladrillo condujo al desarrollo temprano de la pilastra y la columna, y de los frescos y los azulejos esmaltados.

Las paredes eran de colores brillantes y, a veces, estaban revestidas de zinc u oro, así como de azulejos. También se incrustaron en el yeso conos de terracota pintados para antorchas.

En Babilonia, en lugar del bajorrelieve, predominaban las figuras tridimensionales, siendo los primeros ejemplos las Estatuas de Gudea, que eran realistas, aunque también algo torpes. La escasez de piedra en Babilonia convirtió cada guijarro en una mercancía y condujo a una gran perfección en el arte de tallar gemas.

Astronomía

Durante los siglos VIII y VII a. C., los astrónomos babilónicos desarrollaron un nuevo enfoque empírico de la astronomía. Comenzaron a estudiar filosofía tratando con la naturaleza ideal del universo y comenzaron a emplear una lógica interna dentro de sus sistemas planetarios predictivos.

Esta fue una contribución importante a la astronomía y la filosofía de la ciencia, por lo que algunos académicos se han referido a este nuevo enfoque como la primera revolución científica. Las tablas que datan del período de la Antigua Babilonia documentan la aplicación de las matemáticas a las variaciones en la duración de la luz del día durante un año solar.

Lee También:  Tradiciones y Cultura Vietnamita: Religión, costumbres, comidas y más

Medicina

Los babilonios introdujeron los conceptos de diagnóstico, pronóstico, examen físico y prescripciones. El Manual de diagnóstico introdujo además los métodos de terapia y etiología que describen el uso del empirismo, la lógica y la racionalidad en el diagnóstico, el pronóstico y el tratamiento.

Por ejemplo, el texto contiene una lista de síntomas médicos y, a menudo, observaciones empíricas detalladas junto con reglas lógicas que se utilizan para combinar los síntomas observados en el cuerpo de un paciente con su diagnóstico y pronóstico.

En particular, Esagil-kin-apli descubrió una variedad de enfermedades y enfermedades y describió sus síntomas en su Manual de diagnóstico, incluidos los de muchas variedades de epilepsia y dolencias relacionadas.

Literatura

La literatura era una parte importante de las tradiciones y cultura babilónica. Las bibliotecas existían en la mayoría de las ciudades y templos. Tanto las mujeres como los hombres aprendieron a leer y escribir, y tenían conocimiento de la extinta lengua sumeria, junto con un silabario complicado y extenso.

Se tradujo una cantidad considerable de literatura babilónica de los originales sumerios, y el lenguaje de la religión y la ley se siguió escribiendo durante mucho tiempo en el antiguo idioma aglutinante de Sumer. Luego se compilaron vocabularios, gramáticas y traducciones interlineales para uso de los estudiantes, así como comentarios sobre los textos más antiguos y explicaciones de palabras y frases oscuras. También se organizaron y nombraron los personajes del silabario, y se elaboraron listas elaboradas de ellos.

Hay muchas obras literarias babilónicas cuyos títulos nos han llegado. Uno de los más famosos fue la Epopeya de Gilgamesh, en doce libros, traducida del sumerio original por un cierto Sin-liqi-unninni, y ordenada según un principio astronómico. Cada división contiene la historia de una única aventura en la carrera del rey Gilgamesh. Toda la historia es un producto compuesto y es probable que algunas de las historias estén unidas artificialmente a la figura central.

Filosofía

vestimenta-tradicional-babilonica

Los orígenes de la filosofía babilónica se remontan a la literatura sapiencial mesopotámica temprana, que encarnaba ciertas filosofías de la vida, particularmente la ética, en formas de dialéctica, diálogos, poesía épica, folclore, himnos, letras, prosa y proverbios.

El razonamiento y la racionalidad babilónicos se desarrollaron más allá de la observación empírica. Es posible que la filosofía babilónica haya tenido una influencia en la filosofía griega, particularmente en la filosofía helenística. El texto babilónico Diálogo del pesimismo contiene similitudes con el pensamiento agonista de los sofistas, la doctrina heracliteana de los contrastes y los diálogos de Platón, así como un precursor del método mayéutico socrático de Sócrates.

Lee También:  Tradiciones de Malasia: Creencias, Costumbres, Festividades, Creencias

Vestimenta

La vestimenta nacional era una camisa con mangas cortas ajustadas, con un corte muy parecido a los kalasiris egipcios. El largo podía variar. Esta era la vestimenta típica del pueblo de clases sociales media y baja que era usado tanto por hombres como por mujeres, como adorno algunos le ponían una faja.

Sin embargo,  incluso en el tiempo en el que la gran prosperidad nacional estaba en su punto más alto, tanto los esclavos como los nobles usaban este tipo de vestido, y la tela les alcanzaba para que fuera largo hasta las rodillas.

Los hombres de los rangos más altos usaban este mismo traje pero el largo les llegaba hasta los pies. La mayoría de ellos usaban una faja adornada con borlas, y de acuerdo al rango los detalles eran más o menos elaborados. Incluso el monarca usaba este traje y en ocasiones especiales ponía encima de este traje un adorno parecido un reloj,  cuya forma y estilo sufrió muchos cambios a medida que pasaba el tiempo.

Comidas

La cocina de la antigua Babilonia era rica y variada, incluyendo carne de vaca, oveja, cabra, cerdo, ciervo y ave, así como huevos, pescado, mariscos e incluso tortugas. Los guisos eran comunes, con registros acadios que proporcionaban 21 recetas diferentes de guisos de carne y cuatro recetas diferentes de guisos de verduras.

Entre las verduras que comían los antiguos babilonios se encontraban la remolacha, los guisantes, la rúcula, la lechuga, los nabos, las legumbres (como los garbanzos) y las setas. Les gustaba especialmente usar cebollas en su cocina, junto con todas sus plantas relacionadas, como el ajo, la cebolleta y el puerro. Los cereales también eran comunes, incluida la cebada perlada y la avena.

Las frutas que disfrutaban los antiguos babilonios incluían manzanas, higos y granadas.

Los antiguos babilonios estaban particularmente interesados ​​en condimentar su comida y usaban una variedad de hierbas y especias. Estos incluyeron menta, cilantro y cebollino, entre otros. También se utilizaron condimentos, como una salsa de pescado en escabeche (siqqu), mientras que la miel, los dátiles, el jugo de uva y las pasas se favorecieron para endulzar los platos.

Para cocinar se utilizó una variedad de aceites y grasas, como mantequilla clarificada y grasa animal, así como aceites de sésamo, linaza y oliva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba